Una mujer elegante y a la vez exploradora y aventurera partió de la India rumbo a Colombia. En su trayecto acampó en distintos países y lo hizo de una manera glamurosa, sin perder estilo ni sofisticación. Esa mujer y sus pintas durante ese trayecto, la mostró anoche Andrés Otálora en la pasarela inaugural de Cali Exposhow, la feria de moda, belleza y salud, que cumple 15 años.

Ayer usó un término para denominar su colección: el ‘glamping’, ¿de qué se trata?

Es la combinación del glamour con el camping cinco estrellas. Como estar en un hotel de lujo, con todas sus comodidades, pero en un campo abierto, ya sea el desierto del Sahara, las montañas, una playa.
La carpa es muy inspiradora para las siluetas y los detalles.

Sí. Esta mujer es exquisita, amante de la naturaleza, con una imaginación prodigiosa, lista para resolver cualquier problema estético, y si es el caso, hasta su carpa podría convertirse en su vestido.

¿Por qué se le ocurrió acudir al camping como tema de inspiración?

Tomé como punto de partida un shantung de seda caqui bordado con hilos de lana traído de la India, con colores muy alusivos al Sahara y fue cuando pensé en esa mujer viajera que llega hasta Colombia, a Cali y se encuentra con el chontaduro, otro de los colores que uso.

Juega mucho con los bolsillos grandes, estilo cargo, pero de manera sofisticada.

Claro, porque los exploradores necesitan llevar herramientas, agua… También usé los amarres, las sogas, los ojales, los nudos que se usan en los campamentos, así como los dobladillos anchos de las carpas.

¿Y a usted le gusta el camping, sale a acampar?

Me encanta. Con amigos vamos a fincas al lago Calima, pero no son tan glamorosos. Y además, de niño fui boy scout y teníamos campamentos.

Utilizó telas nuevas, del mundo utilitario.

Son telas para amueblamiento, no de confección, como unos linos corrugados, mallas como angeo, pero también hay mikado y shantung. Fue una exploración, todo un proceso que empieza con las muestras para ver cómo se pueden manejar y combinar esos materiales para ir haciendo ajustes.

Fenalco Valle, organizador de Cali Exposhow, le hizo anoche un homenaje porque es el único diseñador que lleva los 15 años continuos participando. ¡Qué fidelidad!

Siempre participo porque es el evento de mi tierra en moda y nos apoyamos mutuamente. Me siento contento y halagado de que siempre me inviten y me tengan en cuenta

¿Cómo ha cambiado el Otálora de la primera versión a esta?

Ha sido un proceso de maduración en mi carrera. Esta colección, por ejemplo, se ha depurado mucho. Desde hace unos años tengo curadores que me ayudan a ver cosas diferentes, a quitar cosas, que me dicen esta pieza sí va, esta no, porque antes hacía lo que quería y listo. Ahora me guían, me ayudan en las mezclas, a crear los looks.

¿Y ha visto evolucionar la moda nacional?

Sí, mucho, tenemos capacidad para ser una potencia mundial en moda. A la gente le encanta lo que hacemos los diseñadores colombianos, y es moda muy exportable.

 

Entrevista por: NATALIA DÍAZ BROCHET
Editora de EL TIEMPO